martes, 8 de mayo de 2018

El Zar y el soldado




Cuenta la historia que corría la época de los zares en la antigua Rusia que por aquella época se encontraba en guerra.



Junto a un caudaloso río vivía un campesino con su hijo que se llamaba Nicolás. Vivían en una pequeña casita de madera y paja que ellos mismos habían construido. El sueño de Nicolás era servir en el Ejército del Zar, pero nunca había podido cumplir su sueño ya que su padre, ya mayor y débil lo necesitaba para las labores del campo y de la granja.




Un día el padre de Nicolás le animó a construir entre los dos un pequeño puente de cuerdas y madera para sortear el río que necesitaban cruzar para ir hasta el pueblo a vender sus productos. En verano este río solía estar seco o prácticamente seco, por lo que podían atravesar el río sin mayor problema, pero en invierno era imposible cruzar el río debido al inmenso caudal de agua que discurría por lo que les obligaba a dar una vuelta hasta otro puente lejano, asunto en la que empleaban más de dos horas de viaje.



-     Nicolás, con la construcción de este puente ganaremos más de dos horas cada vez que vayamos al pueblo a vender nuestros productos en el mercado. De esta forma podremos ir más a menudo.

Nicolás y su padre trabajaron mucho y muy duro para construir el puente durante varias jornadas. Cuando por fin lo tuvieron terminado, ambos, cansados y exhaustos, contemplaron el fruto de su trabajo.
-     Nicolás-le dijo su padre- estoy muy orgulloso de nuestro trabajo. Ahora además de ganar tiempo para ir al pueblo gracias a este puente me gustaría saber si hay más gente que lo vaya a utilizar y qué opinión les merece. Voy a darme un paseo por los alrededores para ver si oigo algún comentario.

Y el padre de Nicolás se fue a ver si oía algún comentario al respecto de su obra.

Al cabo de un rato Nicolás vio venir a su padre.  Su rostro rebosaba alegría y felicidad.
-     ¡Nicolás! ¡Nicolás! ¡Jamás podrías imaginar lo que le ha pasado a tu viejo padre!
-     ¡Cuénteme padre, cuénteme, estoy ansioso por saber que ha pasado!
-     Como sabes- dijo entrecortado y jadeando el padre de Nicolás- fui al puente a ver si podía escuchar algún comentario sobre él. Me escondí detrás de unas cañas en la orilla del río cuando vi que se acercaban dos señoras hermosísimas. ¡Eran nada menos que dos hadas de las aguas! Comenzaron a alabar nuestra obra y comentaron que les gustaría premiar a su autor. Al oír esto salí de mi escondite y les revelé que tú y yo habíamos construido el puente.



-     ¿Y qué recompensa les pediste padre? – preguntó Nicolás.
-     Solo un criado que me ayudara con las faenas de la granja. Mañana llegará aquí. ¡Hijo mío, puedes partir para servir en el Ejército del Zar como es tu sueño y tu deseo!
Imaginaos la inmensa alegría de Nicolás. Esa misma tarde ultimó todos los preparativos y al día siguiente de madrugada se despidió de su anciano padre y partió hacia su destino.
Una vez alistado en el Ejército fue enviado directamente al campo de batalla destinado al servicio personal del Zar, donde Nicolás se esmeraba con todo su empeño en servir lo mejor que podía y sabía.



Una mañana se le acercó el mismísimo Zar, y le dijo:
-¡Soldado! Ya que tu comportamiento es ejemplar y que sé que puedo confiar plenamente en ti, voy a confiarte una misión muy especial, arriesgada e importantísima.



-  Decidme Señor - contestó Nicolás.
-  Deberás ir hasta la frontera enemiga y recoger allí unos planos importantísimos para nuestro país. Te los entregará alguien que te dará una contraseña secreta. El lugar del encuentro y la contraseña están escritos en este pergamino- le dijo mientras le entregaba un pergamino sellado. Sigue las instrucciones que se detallan en él para llegar hasta la frontera. Deberás estar de vuelta mañana antes de que salga el sol.

El pobre Nicolás se quedó pálido y una angustia enorme se apoderó de todo su cuerpo. Era consciente que la misión que acababa de encomendarle el mismísimo Zar era prácticamente imposible de cumplir. La frontera distaba a dos días con sus noches del campamento donde estaban y hacía varias horas que nevaba copiosamente. ¿Cómo iba a hacer Nicolás el viaje de ida y vuelta en un solo día?




Nicolás partió con ánimo, pero a medida que avanzaba el día y llegaba la noche sus fuerzas y su ánimo se iban acabando y para colmo no cesaba de nevar, incluso lo hacía con más densidad. Confuso y desorientado, en medio de la estepa rusa, con un frío de varios grados bajo cero, se dio por vencido y supo que no iba a poder cumplir con el encargo del Zar. 




Pero en ese momento Nicolás recordó las palabras de su padre respecto de las Hadas del Agua:
-     “Comentaban que les gustaría premiar al que hizo el puente, comentaban que les gustaría premiar al que hizo el puente…”.
-     ¡Claro! – gritó Nicolás en voz alta en mitad de aquel paraje inhóspito- ¡yo aún no he pedido mi deseo!
¡Hadas de las aguas! ¡Necesito ayuda! ¡El Zar confía en mí para salvar a nuestro país del enemigo! Por favor ¡escuchadme donde quiera que estéis! ¡Necesito realizar mi viaje en un solo día, por eso os pido que me escuchéis!




Nicolás aun no había terminado de invocar a las Hadas cuando de pronto algo muy extraño comenzó a suceder en su cuerpo. Los brazos se le alargaron convirtiéndose en dos espléndidas alas, por todo el cuerpo comenzó a surgirle un magnífico plumaje. ¡Estaba convirtiéndose en un águila!



-     ¡Esto es fantástico! No hay duda que de esta forma no solo llegare a tiempo para cumplir mi misión sino que a nadie del enemigo le será posible reconocerme. ¡Gracias Hadas de las Aguas, nunca podré pagaros tan enorme favor!
Y dicho esto Nicolás convertido en águila se elevó hasta el cielo perdiéndose entre los enormes copos de nieve batiendo sus potentes alas rumbo hacia su punto de encuentro.



En pocas horas llegó a la frontera donde recogió los planos y tomó el camino de regreso.
Muchas horas antes del plazo dado por el Zar se posó en tierra  cerca del campamento con los planos sujetos entre sus potentes garras. Enseguida desapareció su hermoso plumaje y Nicolás con su cuerpo normal avanzó rápidamente hasta la tienda de su Rey.

-     Señor, aquí le traigo los planos que me encomendó. He cumplido la misión.
-     ¿¡No puedo creer que hayas sido capaz de realizar tal hazaña en tan corto espacio de tiempo!? Veo que me eres más fiel y capaz que ningún otro soldado. Voy a recompensar tu patriotismo y tu lealtad. A partir de hoy te nombro Capitán.

Y cuentan que gracias a la intervención de Nicolás la guerra terminó pronto. Nicolás se trasladó a la corte del Zar donde se llevó a su anciano padre. También dicen que a los pocos meses de estar allí se enamoró de la hija del Zar con la que se casó y todos fueron felices hasta el final de sus días.




Este es un cuento que he oído desde pequeño y quizás haya marcado una parte de mi personalidad y que representa fielmente mis valores.

En contraposición a la mugre moral e intelectual que padecemos hoy donde todos mis valores son dignos de burla, menosprecio y tildados de anticuados y fascistas en contraposición a los valores actuales hoy donde lo heroico es vestirse de payaso y hacer vídeos que luego subes a internet para servir de ejemplo a miles de descerebrados y pobrecillos que a falta de referentes y de valores toman de ejemplo al primer payaso que sabe enlazar tres palabras seguidas, los valores castrenses se ven representados en este cuento clásico lleno de valores eternos y auténticos.




El protagonista Nicolás tiene un ideal: servir en el Ejército del Zar. No ansía tener un harén de mujeres, un palacio con sirvientes y todo tipo de lujos o lo que hoy sería tener un cochazo, un casoplón o muchísimo dinero. Él desea servir en el Ejército a su rey el Zar de Rusia. Pero antepone su deseo al cuidado de su padre, lo cual representa el amor incondicional hacia su familia y gratitud hacia quien le dio la vida por encima de sus deseos personales.
Un gesto sin ánimo de recompensa como es la construcción del puente para su uso y el de los demás, sin pedir nada a cambio, se ve premiado de la forma más impresionante posible. Y Nicolás cumple su deseo y voluntad de ir a la guerra a derrotar al enemigo de su Patria y a servir a su Rey. Que buen vasallo si hubiese un buen señor, se podría decir de quienes nos gobiernan hoy en España.




Nicolás sirve fielmente y de manera competente en sus labores, y cuando el mando supremo le encomienda una misión trascendental, casi imposible de cumplir, Nicolás la acepta e intenta cumplirla. Rendido, casi derrotado, recuerda su deseo aun sin gastar y lo consume no en él, sino en hacer el bien a su país y a su Rey. Amor por su país y por su Rey por encima de sus aspiraciones y deseos personales.

Como en todos los cuentos de héroes y princesas Nicolás finalmente se casa con la hija del Zar. Se casa con la hija del Zar. Lo repito, se casa con la hija del Zar, no con el hijo del Zar ni con el sirviente del Zar. En contraposición a la bazofia imperante hoy día reflejada fielmente en películas de engendros como Pedro Almodóvar o series deleznables como “La que se avecina” la adaptación de nuestro tiempo sería la de un homosexual reprimido por salvajes militares que cuando consigue liberarse de las cadenas quien realmente le gusta es el hijo del Zar, o su mayordomo, o un sirviente. Obligado a casarse con la hija se escabulliría por las noches por un oscuro pasadizo  hasta un lúgubre, húmedo e inmundo agujero para mantener relaciones sexuales con un criado de la corte hasta que un rey fascista, oliéndose la tostada, le tendería una trampa mortal. Lo molón, lo guay, lo moderno, es esta puta mierda. Lo anticuado es lo otro claro.




Nicolás, rendido, exhausto de cansancio, en medio de la estepa rusa, a muchos grados por debajo de cero, recuerda que aun tiene un as en la manga, y es su deseo a las Hadas de las aguas en recompensa al puente construido. Podía haber pedido cualquier cosa egoístamente para su uso y disfrute como ser rico, tener mujeres por cientos, vivir en un palacio rodeado de riquezas, pero Nicolás gasta su deseo en el momento que más lo necesita, y no lo pide para él, sino para su nación, su país, Rusia, la Rusia de los Zares, lo cual demuestra una generosidad y un sentido de la responsabilidad sin límites. Imagínense a Pablo Iglesias, a Ada Colau o a Gabriel Rufián pidiendo deseos. Bueno lo retiro, mejor no se lo imaginen.

Hoy hablar de España, o de un acto patriótico como el de Nicolás, sería autodenominarte automáticamente primero de tonto de baba por no pedir el deseo egoístamente para ti y solo para ti, y después serías tachado de facha, fascista, franquista, nazi, extremista, fanático radical, y posteriormente criminal, genocida, asesino y homófobo. La Sexta haría un programa especial cada semana sobre ti y tu relación con el franquismo. Un psicólogo te haría por televisión un examen exhaustivo de tu desequilibrio mental y tertulianos dedicarían horas y horas en todos los canales a hablar de ti.




Hoy en contraposición a Nicolás y su amor por su país tenemos que ver a los nacionalistas y a la izquierda en toda su extensión intentado destruir lo que es de todos, con el apoyo de la supuesta derecha del PP que da casi ya tanto asco como los citados anteriormente. En contraste a Nicolás en España tenemos seres, personajillos detestables como Fernando Trueba que desearían la victoria del enemigo. Trueba ya no es que fuese a pedir convertirse en un águila para cumplir la misión y acercar a su país a la victoria, es que pediría a las hadas la victoria del enemigo. Esto es lo que hay señores, a esta bazofia hemos caído.

Lo único bueno que saco de todo cuanto estamos viviendo, de la aniquilación de nuestra cultura metiendo millones de inmigrantes en Europa, de la esclavitud laboral a la que son sometidos millones de personas, de vivir cada vez peor, de la manipulación informativa como jamás antes se había conocido, ni en la Alemania nazi ni en la Rusia comunista, del feminismo radical y que la palabra de una mujer sea suficiente para mandar a un hombre a la cárcel, de toda esta mierda y muchísima más lo que saco en claro es que cuando la vaca ya no de más leche, y ni siquiera haya con que alimentarla y esta muera esquelética que no valga ni para que los buitres acudan a la carroña, cuando todo sea un enorme lodazal donde nos ahoguemos con nuestro propio vómito, entonces los valores eternos saldrán de nuevo a la luz, al rescate, como ha sido siempre y como será. Cuando todo se eche al aire, la paja volará y lo que quedará será el grano, el fruto de nuestras raíces, de nuestra historia y de nuestra cultura.




VIVA ESPAÑA ARRIBA ESPAÑA Y VIVA LA CULTURA CRISITANA






lunes, 12 de marzo de 2018

El feminismo



Hay días que son para meterse en casa, bajar las persianas,  apagar el móvil, el teléfono, la tele, la radio, y esperar a que pase el chaparrón, el mal, la estupidez, la necedad, el circo en definitiva. El 8 de Marzo fue un día de esos.




Hace años había un programa en la tele llamado “Furor” presentado por Alonso Caparrós. Se basaba en, palabras de la época hace ya quince o veinte años cuando el nivel de estupidez no llegaba ni a la mitad del actual, en una estúpida y anticuada guerra de sexos, donde personajes famosos en equipos de cuatro o cinco hombres en un equipo y otros cuatro o cinco mujeres en otro equipo competían en un concurso pseudomusical basado en tópicos tontos, absurdos y requemados de la guerra de sexos.







Lo que ayer vivimos fue un espectáculo vergonzoso, repugnante y vomitivo. Lo que ayer vimos fue una estrategia descarada de los comunistas de siempre, los de Podemos junto el Psoe para no variar y los sindicatos de siempre CCOO, UGT, CGT, CNT y demás bazofia que con la excusa de los derechos de la mujer han vuelto a tomar la iniciativa donde mejor saben, en la calle. ¿Cómo? Mediante las técnicas comunistas habituales: la agitación callejera, la siembra del odio, la división de la sociedad, el populismo, el aprovechamiento de las desgracias de la gente ofreciendo soluciones imposibles pero fácilmente entendibles para el hombre de a pie. Grotesco, lamentable, muy lamentable y muy triste.




Hoy son los derechos de la mujer, mañana será la pobreza del tercer mundo, al otro los derechos de los homosexuales y al otro los derechos de los animales. Lo importante es derribar el orden establecido mediante las técnicas comunistas anteriormente mencionadas. Asaltar el poder como confesó Pablo Iglesias para luego apoderarse de los medios de información, del Ministerio de Interior y todo cuanto signifique manejar el aparato del Estado para exterminar al enemigo.




Otro de los objetivos de fondo es la destrucción de la familia. De la familia tradicional, cristiana. Una familia unida como base de una sociedad, que vive y reza unida, que se quiere y se respeta, es un muro impenetrable para el marxismo y el comunismo. Ellos lo saben, por eso ponen tales esfuerzos en destruir a la familia cristiana. La familia, pilar básico de la sociedad, la que ha ayudado a superar la crisis, que me lo digan a mi que con 30 años me han mantenido mis padres en casa durante meses y meses en los que he estado sin ningún ingreso. 
Derribada la familia, que la gente no se case, que se junten con cualquiera, que se separen a los tres meses, que se divorcien, que haya hijos de por medio y se apuñalen por ellos y por los cuatro bienes que tengan en común. Una sociedad así es carne de cañón del totalitarismo comunista. Y derribada la familia cristiana el camino es cuesta abajo y sin piedras. Es la sociedad que quieren estos desgraciados. Familias separadas, madres solteras, familias de homosexuales si es que se le puede llamar a eso familia.

El otro objetivo de esta gentuza es que tras el fracaso de la lucha de clases del comunismo-socialismo en el siglo pasado han de reinventarse y ahora es la lucha de sexos, reivindicando una falsa igualdad.




En el día de autos tuve que ver a familiares mostrando su apoyo vía whassap o facebook a esta basura, lanzando mensajes de un nivel intelectual bajísimo para demostrar lo modernos que son y que nadie dude que van a favor de la corriente entre medias del rebaño. Uno decía que las mujeres tengan las mismas oportunidades laborales que los hombres. Pero ¿es que hay algún trabajo que una mujer no pueda ejercer? ¿Qué cuando nazca la criatura se diga: mira Laurita que guapa, podrá ser de mayor cualquier cosa menos…? ¿Menos qué, aparte de cura? Las mujeres ya pueden ser cualquier cosa gracias a Dios. ¿Pero de que majadería estamos hablando? ¿Menor sueldo? Seguramente habrá casos, pero no son mayoritarios. En mi empresa una mujer cobra exactamente lo mismo que un hombre. Donde trabaja mi novia exactamente igual, igual salario, igual derecho e iguales obligaciones con independencia del nombre.
Otros lanzaban mensajes autohumillándose y humillando a los hombres con la frase de un individuo que decía que las mujeres eran superiores a los hombres. Volvemos a la guerra de sexos rancia que yo ya creía superada. Y estos encima son los que van de modernos. Los antiguos somos los demás.




Sinceramente me dan lástima, lástima de la poca personalidad que tienen y cerebro menos aun. La cabeza esta para algo más que ponerse la gorra en verano. Y sobre todo es triste ver la terrorífica manipulación mediática a la que está sometida la sociedad española. Ayer pasé diez minutos viendo la tele, más no pude lo siento, y lo que vi fue para irme al váter a vomitar.

Lo que vi un rebaño de niñatas y algún niñato que no pasaban de vientipocos años que ya no digo haber creado una empresa, sino haber trabajado un solo día en sus vidas, un solo día cotizado a la Seguridad Social. Niñatos que viven de las pagas de papi, y luego las típicas mujeres que ya no cumplen los 50 aborregadas en la manipulación televisada. Claro, nadie que trabaje y le cueste las lentejas se va a ir a hacer el payaso al centro de Madrid un jueves. Banderas de España cero. Banderas republicanas algunas. Banderas de los sindicatos muchas. Todo de color morado, y todos sabemos que connotación tiene el color morado en España. Lo que diferenció a la España Nacional de la España roja era el morado de la bandera, por eso Podemos ha elegido de color el morado.





Vi con asco a periodistas famosas, presentadoras de la tele, todas ricachonas como Ana Rosa Quintana o Susana Griso, manifestándose. Seguro que cuando llegan a casa se ponen a pasar la aspiradora y a hacer comidas, seguro que los maridos trabajan muchísimo en casa y seguro que todas ellas no tienen una o hasta dos asistentas, y digo asistentas y no asistentes. Qué hipocresía. Como decía un periodista esta mañana en Esradio, que es el único canal mediático que planta cara y que se puede seguir, que al ver a estas señoritas manifestándose le recordó a los periodistas catalufos con el lacito amarillo en la manifestación. El periodismo que se confunde con la noticia. Este es el periodismo que dirige la opinión. A esto hemos llegado.





Pero es que por un momento cambio de canal y veo que en Cuatro está hablando Andrea Levy. Del PP me espero de todo, pero esta vez la chica estuvo a la altura. Me quedo viendo lo que dice principalmente por lo mona que es la chica. Supuestamente entró en directo para hablar del día de la mujer, imagino que para soltar el clásico discurso progre pepero preparado, y los de Cuatro, que se puede esperar de la cadena rojo-separatista, la hicieron una encerrona que sentí vergüenza ajena. La pusieron a discutir en directo con una satánica feminista que decía ser del “sindicato de estudiantes”. La satánica parecía, de ahí su nombre, poseída por el diablo. La satánica tenía edad de cualquier cosa menos de universitaria. Cómo sería el tema que Andrea Levy ante los insultos desmedidos del bicho ya se enfadó y recriminó al presentador que había entrado para una entrevista no para discutir, y ya el remate fue cuando la satánica empezó a decirle que todo lo que le pasaba a las mujeres era por culpa de gentuza como Andrea Levy, que ella vivía en un barrio de ricos porque era rica y que sus pades y bla bla bla, ante lo cual Andreita sacó las uñas y dijo que ya estaba bien y que quien cojones era ella para hablar de su vida y para decirle si vivía en un barrio de ricos o a qué se dedicaba su familia. Hasta llego a decirle, ojalá fuesen así de contundentes siempre, que quien coño era ella para hablar a través de un sindicato de estudiantes si llevas diez años en la universidad sin dar un palo al agua. Es evidente que la feminzi satánica , la típica fea, patética, inútil, fracasada, que habrá “estudiado” por decir algo cualquier parida que te la sacas jugando a las cartas en la cafetería y que encima ha tardado diez años en sacarlo, lo único a lo que aspira será a engrosar las listas de Podemos-Psoe-Izquierda Unida para vivir toda su vida sin trabajar de la política a costa del trabajo de todos los españoles. La diferencia entre Andrea Levy y la satánica no admite comparación. Y solo hay que ver la cara de las dos para recordar aquella frase que tanto me gusta de "la cara es el reflejo del alma". Que se lo digan a Celia Mayer.







Esto es lo que hay que aguntar. Que estas feminazis locas y satánicas, la inmensa mayoría FEAS como ellas solas, amargadas, rebosantes de odio, hayan pasado de por qué tengo que hacer lo que me dice un hombre a decir yo a otra mujer lo que debe de hacer y si no lo hace es una asquerosa reprimida rica y capitalista. Hay que aguantar a estúpidas como Julia Otero, la cual siempre me ha caído muy mal, que diga no se que de las mujeres que están encantadas de dejarse maltratar por sus maridos y que por culpa de esas mujeres el resto de mujeres no pueden avanzar.

La manipulación y la mentira del rebaño es para vomitar del asco. Ayer fueron los pensionistas, hoy la mujer. Mañana serán los estudiantes y al otro los derechos de los animales, al tiempo lo veremos. Solo se trata de asaltar el poder, de echar al PP y a Rajoy cuanto antes del poder y al precio que sea. Es el comunismo ni más ni menos. Lenin y la revolución de Octubre.




Hay algunas mujeres que están locas, pero locas de que les hagan un exorcismo para sacarles el demonio que llevan dentro y tras un reposo de un par de horas con cuidados paliativos tras el exorcismo mandarlas un par de meses a un monasterio en medio de las montañas a reflexionar, a leer y a congraciarse con Dios y con la vida.
Toda la vida luchando para quitarse el burka y ahora es un símbolo de libertad. Ver para creer. ¡Dos mujeres musulmanas tapadas con el pañuelo residentes en Madrid defendiendo los derechos de la mujer y la huelga feminista!  Ya es para caerse de la risa.





Mención aparte merece la Iglesia, sumándose y apoyando semejante esperpento marxista o diciendo gansadas que si la Virgen María apoyaría esta huelga. Me quedo sin palabras para calificar la actitud de la jerarquía eclesial. Dentro  de poco acabarán santificando a Santiago Carrillo y dando misa con la bandera tricolor en un lado y la comunista en el otro diciendo que Jesucristo habría sido comunista. Que sigan así. Seguiré poniendo la X en la casilla de la Iglesia porque se que muchísimos curas no comparten esta mierda infecta, pero que sigan tocándonos las narices a los que aun defendemos a la Iglesia, que al final se van a quedar solos.







Esta mañana leía en la prensa que para empresas de más de 250 trabajadores las empresas han de tener un plan de igualdad, plan de igualdad basado en majaderías que por supuesto costará dinero, tiempo y problemas a la empresa. Si no cumplen el plan de igualdad se enfrentan a un multazo impresionante de 190.000 euros. Lo que me dan ganas de decir a los amigos y familiares que tan de acuerdo están con la huelga feminazi es que ojalá el día que lleguemos a esa igualdad que tanto ansían con Pablo Iglesias de presidente del gobierno, Errejón de ministro de interior y Monedero ministro de la propaganda, les digan en sus empresas que según la ley y el plan de igualdad van a ser despedidos del taller en el que trabajan desde hace 25 años sin un duro para contratar a doce mujeres para equiparar la plantilla entre hombres y mujeres, aunque las mujeres que contraten no sepan ni cómo se abre el capot del coche o que este lleva batería.




¡Pero qué asco y que manada de borregos!

Y encima que vengan a hablarte de igualdad jetas que no saben ni pelar patatas para hacer un huevo frito, tiene cojones. Que venga a hablarte de lo bien que esta la manifestación de las feminazis hombres que jamás han pasado el aspirador en casa y que el día que sus mujeres estan malas bajan al bar a coger comida precocinada para solo calentarla porque no valen para nada. Que vengan a hablarme de igualdad hombres que anteponen sus gustos e intereses a los de su pareja, tiene cojones. Que vengan a hablarte del derecho de las mujeres los que defienden a maltratadores como el animal ese del Bódalo que pegó a una mujer embarazada, o que sueltan a terroristas y violadores sin posibilidad de reinserción en la sociedad y que van a volver a actuar. Que venga la asquerosa de Irene Montero que esta donde esta porque su único mérito es cepillarse al machito alfa de Pablo Iglesias, es patético y lamentable. Que vengan los de La Sexta a defender el feminismo cuando todo el mundo sabe que esa cadena esta llena de mujeres que sobrepasan los 100 kilos es de una hipocresía repugnante. Que venga a hablarte de feminismo jetas de manual como Cristina Pedroche que da las campanadas con un vestido que enseña todos sus atributos como la clásica mujer florero y por ello cobra el triple que su compañero masculino, si no fuera porque no tiene ninguna gracia sería para estarse descojonando hasta el mes que viene. Pero más triste y lamentable es que haya millones de españoles que compren esta mercancía. Lo mismo prefieren que el vestido transparente de la Pedroche se lo ponga Alberto Chicote…yo desde luego prefiero que lo lleve ella.




¿Alguien en su sano juicio, mi caso por ejemplo, que tengo mujer, una madre, mi abuela que se mató a trabajar toda su vida y ya murió, una hermana pequeña que acaba de empezar a trabajar tras acabar la carrera, una sobrina pequeña con toda la vida por delante, yo no voy a querer lo mejor para ellas? ¿Alguien cree que yo puedo querer que ellas cobren en sus trabajos menos dinero, que tengan que trabajar más horas o que tengan vetados ciertos puestos o trabajos o disfrutar de menos derechos? A otro perro con ese hueso porque hoy nadie en su sano juicio puede estar de acuerdo con eso.

Y luego esta la igualdad de derechos y obligaciones pero la desigualdad natural. Pretender equiparar a hombres y mujeres es una absurdez propia de los tiempos de subnormalidad en que vivimos. Los hombres y las mujeres somos muy distintos. A mi me gusta Rambo y las pelis de guerra y a mi novia le gustan películas de amor. A mi me gustan las publicaciones técnicas y la actualidad y a mi novia le gusta leer la Cuore y ver zapatos y vestidos por internet. Es una majadería descomunal de grande querer hacernos a todos iguales cuando no todos somos iguales. Al igual que siendo justo y necesario dar desde nuestro nacimiento las mismas oportunidades a todos es absurdo considerar a todos iguales cuando no todos somos iguales. Unos nacen más listos y otros somos más limitados, unos nacen más altos y otros más bajos, unos más guapos y otros somos de belleza distraída. Y seguramente yo jamás llegare a protagonizar un anuncio de colonias ni a jugar en la NBA ni aunque me mate a estudiar llegaré al nivel del listo de la clase, pero para otras cosas sí que valgo. Mi trabajo le he conseguido con esfuerzo, muchísimo esfuerzo, y cada día he de demostrar mi valía.




Las mujeres y los hombres somos diferentes. Un empresario que monte una empresa que se dedique al ensamblado de piezas pequeñas requerirá de habilidad manual. Las mujeres son más mañosas entre otras cosas porque suelen tener los dedos más finos, por lo tanto es de lógica pensar que ese empresario necesitará sobre todo mujeres. ¿Ese tío es un machista u odia a los hombres? No, en absoluto. Ahora bien, si la empresa se dedica a la carga y descarga de camiones, salvo que se haga utilizando una máquina lo más lógico es que ese empresario necesite hombres, hombres fuertes. Esto es así pro la misma razón por la que si sueltas una pelota desde un tercer piso cae al suelo y no sube hacia el cielo. Se llama gravedad.
¿Qué las mujeres son las que tienen los hijos? Si, ¿también vamos a llevar a juicio o llamar machista a la madre naturaleza?
Recuerdo que un tiempo estuve trabajando rompiéndome la espalda en una nave logísitca de una gran marca de ropa a través de una ETT. Lo pasé tan mal que no he comprado ni compraré nada de esa marca, y a mi novia de lo poco que la tengo impuesto es que por favor no compre nada de esa marca. Pues bien, allí me rompía la espalda dentro del camión descargando cajas llenas de ropa que pesaban como muertos. Alli trabajan hombres y mujeres. Los hombres descargando, fuerza bruta, y las mujeres al pie del camión con un papelito anotando que viniese toda la carga correctamente, sin coger una caja. ¿Eso es igualdad? Feminazis, cuidadito con la igualdad que si queremos igualdad que exista igualdad para todo y para todos, y estáis abriendo la caja de los truenos. Yo, que soy un machista asqueroso, no quiero ver a una chica, chica que podría ser mi novia o mi madre o mi hermana, dentro de un camión a 45 grados descargando cajas de 30 kilos.




Hay diferencias entre hombres y mujeres. Es absurdo tratarnos a todos igual, por eso en dos de los sectores más importantes de la sociedad y dónde más personas trabajan, en la sanidad y en la educación, donde no se precisa de fuerza, el número de mujeres es muy superior al de los hombres. Asique, feministas radicales, repito lo anterior, tened cuidado con el melón que estáis abriendo porque si queréis igualdad que haya igualdad para todo y os estais pasando de frenada, pero a vosotras qué os importa ¿verdad? ¿O es que queréis que sean despedidas miles de profesoras para equiparar las plantillas? Como son unas jetas ahí harán cri cri cri.

Vivimos la hora de los enanos, los tiempos de la falsa igualdad, que no es más que el premio al inútil, al incapaz y al holgazán para martirizar al justo, al honesto, al que se esfuerza y al que vale. El que ha estudiado una parida que no vale absolutamente para nada quiere ganar lo mismo que el ingeniero de obras públicas, y suma y sigue. Es uno de los dramas de nuestro tiempo.




Lo que ayer vivimos fue una jornada histórica, sí, pero de la manipulación, de la falsedad y de la estupidez al que hemos llegado, impensable hace escasamente 15 o 20 años atrás.
El mensaje de fondo pasó desapercibido quedando únicamente el circo y el sentimentalismo. Lo que ayer se reclamaba era el derecho de la feminazi, de la inútil y la vaga sobre la capaz y la trabajadora. El derecho de la fea y amargada de la feminazi sobre la mujer guapa que se arregla y se cuida. Lo que ayer se reclamaba era el derecho al aborto libre y gratuito. Y sobre todo el objetivo era que la izquierda y extrema izquierda, de la forma que mejor sabe, en la calle montando bronca, volviese a tomar la iniciativa en las calles para caldear el ambiente y desgastar al PP ante la cercanía de elecciones. La misma izquierda rancia de siempre, la de la guerra civil, la de Paracuellos, la de la quema de Iglesias, la de la lucha de clases, la que hoy abraza a los imanes de las mezquitas y suelta y defiende a violadores y criminales es la que ayer salió a manifestarse a favor de la mujer.




Había un cartel que decía: "quiero llegar a mi casa borracha y sola". Otros eslóganes eran: "patriarcado y capital alianza criminal", "contra el machismo y la desigualdad salgamos a la calle para echar al gobierno", "somos las hijas del patriarcado y estamos listas para destruirlo", "si quieres la cena me comes el coño", "hay pasos de cebra y paso de tu culo machirulo", machete al machote", etc...Este es el nivel. Es una clara muestra del nivel de degeneración al que hemos llegado. 




Por cierto, ¿por qué no se dice la nacionalidad de los agresores sexuales? Es que se creen que todos somos tontos.

Yo lo siento pero creo que hay que ser tonto, bruto y necio para no darse cuenta de que te están utilizando. Y ya no hablo de paletas incultas, hablo de chicas con un cierto nivel intelectual y un nivel de estudios alto.
Poco más hay que añadir.

Yo haré lo que pueda porque ninguna mujer sea maltratada, como ningún hombre debe serlo. Que ninguna persona debe ser explotada laboralmente o tener cerradas puertas laborales. Yo en mi casa menos planchar que no se hago de todo, y con mayor frecuencia que mi novia dicho sea de paso porque mis horarios laborales me lo permiten. Ella cuando llega del trabajo se encuentra la mesa puesta y la comida recién hecha, la casa limpia y la despensa llena. Pero luego los malos somos los fachas como yo, que todo el mundo sabe llevamos un pequeño maltratador dentro y que en el fondo lo que queremos es que nuestras mujeres dejen de trabajar para tenernos el plato de comida listo cuando lleguemos de trabajar y cuidar a los niños.




A mi y a cualquier hombre normal nos gustan las mujeres guapas. Me gustan las mujeres que se sienten mujeres, que se arreglan y quieren sentirse guapas y jóvenes y alegres. Me gustan las mujeres capaces, que les gusta y disfrutan de su familia y de los niños, me gustan las mujeres con cultura, con un oficio, que no son dependientes de ningún hombre. Me gustan las mujeres que además de tener su trabajo saben llevar una casa, coser, planchar y hacer la comida. Y no me gustan las mujeres que en ese afán igualitario fuman, beben y se drogan más si cabe que muchos hombres, no me gustan las mujeres que hay que mirarlas ocho veces para adivinar si es hombre o mujer, no me gustan las mujeres descuidadas que usan a menudo lenguajes soeces y aspecto chabacano y descuidado, no me gustan las mujeres paletas sin cultura ni oficio ni por supuesto beneficio, no me gustan las feminazis. Odio a este tipo de mujer.




Me entristece profundamente ver los valores tradicionales hurtados, pervertidos y mancillados. Me entristece que las chicas jóvenes de hoy ya no les gusten las películas de Disney, que ya no quieran ser princesas rescatadas por un apuesto príncipe azul sino que prefieren el rollito de mujer rebelde que no necesita a ningún hombre y que levanta el puño (como no) contra las normas establecidas para termina siendo súbdita del rebelde piojoso de turno o e una loca satánica que la dicta lo que esta bien o lo que esta mal.

Lo he dicho siempre y lo repetiré: una de las desgracias de fondo de nuestra sociedad es que los siglos pasados no valen de nada, la misma naturaleza humana no vale de nada porque justo en estos tiempos deplorables que nos ha tocado vivir nos creemos unas gentes muchísimo mejores que nuestros antepasados, y mañana tenemos el supermercado vacío y nos morimos de hambre en tres días. Por eso ahora se sataniza a la naturaleza. ¿Por qué la mujer ha de tener los hijos? ¿Por qué no puedo elegir mi sexo si he nacido hombre pero quiero ser mujer?
No se si estas corrientes va a ser posible pararlas, sobre todo porque detrás de todo ello hay poderosas industrias muy interesadas en estas corrientes de pensamiento único como empresas abortivas, bufetes de abogados poderosos, empresas de cambios de sexo, etc…




España es un país de extremos, y a lo que vamos como en todo en este país es pasar de un extremo, que no es tal, al otro, que sí es tal. Y aquí descaradamente con la excusa de los derechos de la mujer se esta utilizando para criminalizar a los hombres y para que un par de partidos políticos retomen la calle y las encuestas ante el fracaso absoluto de sus ideologías demoníacas. El objetivo es dividir a la sociedad, si no estas a la derecha es que estas a la izquierda, sin términos medios, y crear crispación, radicalismo y bronca en la sociedad.



Las consecuencias, todo a su tiempo, las pagaremos en forma de frustración cuando tengamos millones de personas con vidas profundamente vacías, porque el engaño, el odio, el embuste, la mentira acabará saliendo a la luz. La pagaremos fabricando millones de antidepresivos, la pagaremos en forma de suicidios, la pagaremos con millones de familias rotas, con denuncias por acoso y maltrato, crearemos generaciones enteras de niños abandonados y huérfanos de padres y de madres, sin rumbo en la vida, sin nadie que les diga dónde esta el norte.
Las consecuencias las pagaremos, téngalo por seguro.











Extra: como hecho excepcional en el día de hoy quiero hacer un comentario al respecto del pequeño Gabriel que por fin, aunque desgraciadamente, se ha resuelto el caso con el asesinato del niño en principio por parte de la pareja del padre.




Solo quiero hacer un breve comentario al respecto.

Yo, que soy un facha, un nazi, un ultra múltiple(conservador, derechista, blanco, católico, etc…), un ser despreciable de otra época, un cavernícola incluso, pienso lo mismo que he dicho arriba en mi comentario al respecto de las feminazis. Y en mi libre opinión expongo, reitero, me quedaré afónico de decirlo:

La suma importancia de la FAMILIA, de una FAMILIA unida, que se aprecia, que se quiere, que se respeta, que se entiende, que reza unida y permanece unida. La famila es la base de la sociedad. En una familia unida es imposible, materialmente imposible, que nadie y mucho menos ningún monstruo pueda penetrar y derribar la familia, destruir nexos familiares. Cuando la familia no esta unida, ni hay respeto ni nada pasan las cosas terribles que están pasando, desde que el padre o la madre abandone a su familia por cualquier pobre diablo que ha conocido, al caso del pequeño Gabriel, donde la novia del padre asesina a su hijo.




Yo me enteré ayer cuando dieron la triste noticia que por lo visto los padres estaban separados y que la pareja del padre era la asesina.

En una familia unida decente que se viste por lo pies ningún ser despreciable va a penetrar, va a travesar el núcleo familiar ni va a conseguir dividir a la familia. En los tiempos que vivimos todo el mundo tiene derecho a equivocarse, o a no tener que aguantar a una persona a la que ya no quiere o no soporta, faltaría más. Lo que yo critico, lo que me parece despreciable es el engaño sistemático al que se ha sometido a la sociedad, cómo se promueve el divorcio, la infidelidad, el aborto, banalizando absolutamente todo, donde la gente no lucha ni un día por solucionar los problemas. Leyes como la del divorcio expres de Zapatero son muy responsables de esta situación. Vivimos en una sociedad donde a la mínima discusión la gente se separa, se vuelven a juntar, tienen un hijo, se vuelven a separar, se sacan los ojos por los hijos y por los cuatro bienes materiales en común. Esto es algo que esta hoy a la orden del día por desgracia, y así nos va.




 Y en otro orden de cosas, cada cual es libre de juntarse con quien quiera, pero yo no me imagino a mis amigos, a mi padre, a mi suegro, a mi mismo ,a cualquier persona DECENTE juntándose con el bicho este que ha matado al pequeño Gabriel, independientemente de que sea o no una asesina. Eso es porque eres un racista y no te gusta por el color de su piel, dirán los de siempre. Si claro, lo que tú digas.




Cuando se rompe a familia, y la familia esta en serio  proceso de destrucción, se derrumba la sociedad, se pierde el respeto, los valores y lo que queda es el infierno. Cuando un chaval con 14 años no tiene detrás un padre y una madre que te pongan en tu sitio cuando te pasas de la raya, te obliguen a ponerte a estudiar y a hacer los deberes cuando llegas a casa del colegio y tienen una palabra de consejo y de ánimo cuando las cosas vienen mal dadas, lo que queda es un ser huérfano sin moral sin conciencia y sin alma.




Que en paz descanse el pequeño Gabriel, seguro que ya esta en el cielo junto a Dios.




Y a la tal Ana Julia  solo decirle que acaba de reservar asiento VIP en el infierno para el resto de la eternindad. Que allí te pudras monstruo miserable, pero hasta que ese momento llegue ojalá te pudras en vida poco a poco en la cárcel, y da gracias que no existe pena de muerte porque sino tus días en esta vida estarían contados.